Categorías
Base de conocimientos

Falta de sueño, asesino del rendimiento

El deporte y el sueño son dos elementos íntimamente ligados. Esto significa que para un entrenamiento efectivo el cuerpo necesita regenerarse a través del sueño. Solo si duermes lo suficiente tendrás la energía que necesitas para tu próximo entrenamiento.

Desafortunadamente, para muchas personas el ritmo de sueño ideal que los hace sentir en forma y descansados ​​por la mañana solo existe en su imaginación. Las encuestas muestran que alrededor de una cuarta parte de la población sufre trastornos del sueño. La dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido así como los despertares tempranos se resumen bajo el término insomnio. Hay alrededor de 80 tipos de trastornos del sueño divididos en ocho subcategorías. El insomnio es el más común junto con la apnea del sueño (un trastorno en el que la respiración se detiene e inicia una y otra vez).

El hecho de que los trastornos del sueño tengan un gran impacto en la salud y la psique humana se hace evidente cuando consideramos las funciones atribuidas al sueño. Aunque todavía faltan esudios por realizar  lo cierto es que el cuerpo está lejos de estar inactivo durante la noche. El sueño es un milagro de regeneración, se fortalece el sistema inmunológico, se liberan hormonas y se forma la memoria. Sin embargo, no es raro que el sueño sea inducido por fármacos. Alrededor del 8% de la población toma medicamentos para inducir el sueño.

Las personas inactivas sufren trastornos del sueño con mayor frecuencia

Las personas inactivas tienden a sufrir trastornos del sueño con más frecuencia que las personas activas. Sin embargo,“activo” no significa “deportivo”. El hecho de que una persona haga un entrenamiento de carrera o simplemente una caminata al aire libre no es el factor decisivo; lo importante es moverse regularmente. Una cosa a tener en cuenta: si haces ejercicio, no debes hacerlo justo antes de acostarse. El ejercicio por la noche está bien, pero el cuerpo necesita unas horas para relajarse después de una sesión extenuante.

El deporte nocturno no debería ser demasiado intenso

Por esta razón es recomendable un programa de resistencia relajado sin valores de pulso intensos por la noche. Y si haces un entrenamiento tarde una vez a la semana (por ejemplo, en el gimnasio) y no puedes conciliar el sueño después no significa necesariamente que sufras de insomnio.

La mayoría de las personas alcanzan su punto máximo alrededor de las diez de la mañana. Por la mañana el cuerpo tiene más testosterona y por lo tanto más energía para la construcción de músculo. Por lo tanto, el entrenamiento antes del mediodía es útil, claro temiendo en cuenta factores personales (por ejemplo, el horario de trabajo, el comienzo de la escuela para los niños, etc.). Ideal es hacer una siesta al mediodía después del entrenamiento matutino pero la mayoría de las personas que trabajan rara vez pueden permitírselo.

¿Signos de sobreentrenamiento?

Los gimnasios abiertos las 24 horas son útiles para aquellas personas que de otro modo no podrían entrenar debido al trabajo pero el entrenamiento muscular en medio de la noche es contrario a la naturaleza humana.

Para atletas competitivos, los trastornos del sueño pueden ser un signo de sobreentrenamiento. Pero el factor mental también puede jugar un papel importante cuando los atletas no pegan un ojo: una encuesta realizada por la Oficina Federal de Deportes mostró que uno de cada tres atletas suizos en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 tuvo problemas para conciliar el sueño o dormir durante la noche.

La falta de sueño es un asesino del rendimiento

Dormir lo suficiente es un factor esencial para lograr un rendimiento atlético de alto nivel y, por el contrario, la privación crónica del sueño es un «asesino del rendimiento» según la Oficina Federal de Estadística. Más de la mitad de las personas con trastornos del sueño tienen bajos niveles de energía y vitalidad. La susceptibilidad a las lesiones también aumenta significativamente cuando se practican deportes en condiciones de falta de sueño.

Las noches aisladas con poco o nada de sueño tienen poco efecto sobre el rendimiento deportivo (por ejemplo, el nerviosismo antes de una competición). Sin embargo, aquellos que sufren trastornos del sueño durante más tiempo tienen dificultades para hacer ejercicio. Además, quienes lo padecen desde hace mucho tiempo suelen estar tan letárgicos que ni siquiera pueden pensar en deportes.

Sin embargo, es difícil determinar si el cuerpo puede entrenar sin dormir y cuánto. Y el hecho de que una persona no pueda dormir no es raro. Las personas a menudo sienten que no han dormido nada durante la noche, pero por lo general se equivocan. Sin embargo, por el bien del organismo, se debe aplicar lo siguiente: si se hace mucho ejercicio y se sufre de insomnio al mismo tiempo debes intentar resolver el problema. Y solo entonces puedes pensar en retomar el entrenamiento intensamente.

Este artículo de blog fue puesto a nuestra disposición por Fit for Life . Fit for Life es la revista suiza de fitness, running y deportes de resistencia. ¿Quieres leer regularmente artículos de este tipo? Entonces haga clic aquí .