Categorías
Base de conocimientos

¿Cuándo está bien saltarse un entrenamiento?

¿Cuándo es posible saltarse un entrenamiento y cuándo es necesario resistir y seguir el plan?. Tener un plan de entrenamiento y ceñirse a el es la mejor manera de mantenerse en forma y alcanzar tus objetivos en los deportes de resistencia. Sin embargo, la vida y muchas otras circustancias pueden obstaculizar el cumplimiento del programa y a veces, es razonable saltarse un entrenamiento.

La principal razón por la que muchos principiantes o no deportistas no están en forma, es que entrenan poco o nada. Un plan de entrenamiento y la ejecución de la sesión planificada son la solución perfecta. Por otra parte, los atletas de resistencia experimentados suelen ser demasiado inflexibles con su plan. Nunca se saltan un entrenamiento lo que en algunos casos puede conducir a un sobreentrenamiento. Las siguientes pautas pueden ayudarte a comprender cuándo omitir un entrenamiento o no.

Enfermedad

Muchos se preguntan si está bien seguir haciendo ejercicio cuando están enfermos. La respuesta simple es no. Hay algunos casos en los que está bien pero en general no debes entrenar cuando estás enfermo. No podrás rendir a la altura y esto podría debilitar tu sistema inmunológico o empeorar la enfermedad. Lo mejor que puedes hacer cuando estás enfermo es cancelar tu entrenamiento programado, descansar, recuperarte y comenzar a hacer ejercicio nuevamente cuando estés mejor.

Lesión

Desafortunadamente, las lesiones son frecuentes para muchos atletas de resistencia. Si es posible, lo mejor es consultar a un médico profesional que podrá aconsejarte si puedes y qué tipo de entrenamiento es recomendable. En general, la mayoría de las lesiones que afectan a los deportistas de resistencia se tratan con reposo. Por lo tanto, en general, es recomendable saltarse los entrenamientos en caso de lesión.

Una pregunta común es: ¿Cómo puedo saber si estoy lesionado o si es solo fatiga normal del entrenamiento? Siempre es importante escuchar a tu cuerpo. Si la respuesta es afirmativa a cualquiera de las siguientes preguntas omite el entrenamiento.

  • ¿Te duele al caminar?
  • ¿El dolor ha durado más de 3 días?
  • ¿El dolor empeora con el paso de los días?
  • ¿El ejercicio exacerba el dolor?

Dolor muscular

El dolor muscular puede ser una fuente normal de dolor durante el entrenamiento y no una lesión. Los músculos están adoloridos porque el entrenamiento reciente ha dañado las fibras musculares y el cuerpo necesita repararlas. Este es el proceso de adaptación normal y es la forma correcta de progresar. En este caso, generalmente puedes entrenar a pesar del dolor muscular.

Fatiga

Otra ocurrencia común que normalmente no es una razón para saltarse un entrenamiento es la fatiga. La fatiga durante el entrenamiento es normal y, a menudo, pasa que al completar un entrenamiento incluso te da más energía. Si la fatiga es causada por algún problema de salud subyacente o si no has dormido bien durante varios días seguidos puede ser ser una razón para saltarse un entrenamiento. Las siguientes preguntas pueden ayudarte a comprender si la fatiga es una razón válida para saltarse un entrenamiento:

  • ¿Te sientes peor cuando empiezas a hacer ejercicio?
  • ¿Has estado exhausto durante más de 3 días?
  • ¿El sueño o la nutrición son inadecuados?
  • ¿Has notado una caída inexplicable en el rendimiento?

Si es solo el cansancio lo que te frena, un buen consejo es comenzar tu sesión de entrenamiento y si después de 10 minutos todavía te sientes mal puedes parar.

Demasiado ocupado

Esta no es una buena razón para saltarse un entrenamiento. El ejercicio puede ayudar a reducir el estrés y también puede ser útil cuando se tiene una agenda ocupada. Sin embargo, todos sabemos que la vida es demandante. Cuando pierdes un entrenamiento porque hay algo inesperado o estás demasiado ocupado es una buena idea adaptar tu programa de entrenamiento para compensarlo. Cumplir con un horario es la mejor manera de ser constante, pero la flexibilidad y la adaptación son características clave para los atletas exitosos.

Cómo adaptar el entrenamiento al saltarse una sesión

Depende del tipo de entrenamiento omitido y las razones. En caso de lesión o enfermedad debes tomar un período de descanso significativo y volver al entrenamiento completo. Si por el contrario, estás demasiado ocupado o fatigado de manera puntual puedes adaptar tu plan de entrenamiento. Por eso, un plan de entrenamiento dinámico que tenga en cuenta tus objetivos es la mejor opción para entrenar con éxito. En el blog de 2PEAK también tenemos un artículo sobre cómo mover o intercambiar entrenamientos.

Conclusión

No hace falta decir que debes tratar de mantenerte lo más constante posible en tu entrenamiento. Pero algunas veces saltarse un entrenamiento puede tener sentido. Las enfermedades y las lesiones son las principales razones por las que se pierde un entrenamiento. Si ese es tu motivo debes descansar lo suficiente hasta que estés completamente recuperado y luego volver a entrenar lentamente. Si te ves obligado a saltarte un entrenamiento por otro motivo, es mejor tener un plan dinámico que te permita adaptar futuros entrenamientos en consecuencia.