Categorías
Base de conocimientos

Letargo primaveral: ¿qué hacer?

Con los días más largos la fatiga típica de la primavera a menudo se hace sentir desde mediados de marzo hasta mediados de abril.

El letargo primaveral ocurre típicamente en lugares donde la temperatura y las condiciones de luz cambian notablemente con las estaciones. El letargo primaveral no es una enfermedad. Es simplemente un efecto secundario de los procesos de nuestro cuerpo a medida que se adapta a los días más brillantes y cálidos. En invierno, nuestro cuerpo se protege bajando la temperatura unas décimas, aumentando ligeramente la presión arterial y produciendo más melatonina, la hormona del sueño.

Tan pronto como el sol vuelve a brillar por más tiempo, el cuerpo reacciona de nuevo cambiando su metabolismo. Lentamente, la creciente radiación UV reduce la producción de la hormona del sueño melatonina para estimular la producción de la hormona de la felicidad: la serotonina. El sistema circulatorio realmente no se pone en marcha aún porque la melatonina todavía nos mantiene sintonizados con la oscuridad.

Una dieta equilibrada, un ritmo diario adaptado al sol (levantarse temprano – acostarse temprano), paseos regulares al aire libre y suficiente ejercicio eliminarán rápidamente el letargo primaveral.

Texto de FITforLIFE: esta publicación de blog nos la proporcionó la revista suiza FIT for LIFE. Si desea leer regularmente artículos de conocimiento informativos en el campo de la carrera y los deportes de resistencia, haga clic aquí.